oración de la mañana Madre de Misericordia

En este día te invito a realizar esta oración a la VIRGEN DE GUADALUPE para que interceda ante Dios padre por nosotros, Pídele que que te ayude en lo que necesitas y que a través de ella Dios manifieste su poder en ti.

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN.

¡Bendita Virgen Inmaculada, Madre de los pecadores y puente que nos conduce a nuestro Señor Jesucristo! Ven y bríndanos tu consuelo, compadece de los fieles, que con Fe solicitan tu amparo. Confiésale mis plegarias a Tu hijo Jesús, y dame la respuesta que traerá alivio a mi corazón, alma y razón.

Madre de Misericordia, Tu que sales en socorro de los desamparados, bríndame tu consuelo, para que todo mi ser no pierda la Fe y la esperanza en Dios. Madre del verdadero Dios, te presento mi hogar, mi familia, mi trabajo, mi iglesia y mis amigos, para que nunca pierdan el camino a Dios.

Virgen de Guadalupe, te entrego este día todo mi ser y todo mi amor. Aquí estoy postrado ante la presencia de Dios, para bendecirte y agradecerte por estar aquí a mi lado dándome el calor y el amor que necesito para seguir adelante.

Tú eres uno de los soportes que me ayudan a seguir de pie ante las adversidades que me presenta la vida. Por eso te pido en esta mañana que me permitas recorrer contigo el camino de la felicidad que ofrece Tu hijo Jesús; Por favor toma mi mano y no me suelte nunca Madre de Misericordia.

BENDITA VIRGEN DE GUADALUPE

Bendita Madre de Misericordia, cosecha en nuestros hogares la gracia de amar y de respetar a nuestro prójimo, con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios.

Virgen de Guadalupe, que tu consuelo nunca me falte, pues reconozco que soy débil; y es por eso que te pido que mi condición frágil no permitas que me haga sufrir demasiado. Te imploro que sane todas las heridas de mi ser, y que la fuerza de tu amor me haga sentir sano ante toda situación de dolor.

Señor, mi buen Pastor que con tu cayado me proteja hoy y siempre, que con tus manos sanes mis heridas que mis errores me van causando. Gracias por sanarme y liberarme de todo mal, lléname de tu amor y hazme sentir que soy importante para Ti. Amen.

Haz esta oración con fe y esperanza, haz peticiones y termina honrado a Dios por todo lo que Él es para ti, pídele que guíe tus pasos en tu día a día, que te proteja de todo mal que quiera acercarse a ti, para así poder cumplir las peticiones de tu corazón.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *